Santiago Apóstol, Patrono de España
   
"Santiago recuerda a toda la Iglesia en España sus orígenes apostólicos y la temprana evangelización de sus gentes, de sus culturas, de las personas y de la sociedad, con una tal hondura de fe y con una tal capacidad de conformación de toda la existencia personal y comunitaria de los españoles, que la ha dejado marcada viva y fielmente en lo esencial, hasta hoy mismo. Desde aquellos sus primeros Síes al Evangelio en la aurora del cristianismo y de la Iglesia, se mantuvo la fe en comunión con la Iglesia universal y su pastor, el obispo de Roma, a través de las pruebas más formidables, sobre todo la de la dominación islámica, saliendo de ella más purificada y acrisolada. España fue y es tierra de María y tierra de santos, porque en los surcos de su historia eclesial la semilla apostólica del Evangelio sembrada por Santiago y la fe recibida se cuidaron y cultivaron siempre esmeradamente con el don de la vida contemplativa y con el celo misionero de todos sus hijos".
(
Fragmento de la exhortación pastoral "La fiesta de Santiago Apóstol. Memoria viva de la Identidad de España", Mons. Antonio María Rouco Varela, Cardenal Arzobispo de Madrid, 25-7-2007)
   

   

Santiago Apóstol (fragmento), Catedral de Santiago de Compostela, Semanario Alfa y Omega

   

   
Santiago Apóstol, al principio de la Evangelización en España
   
"La Virgen como en Caná de Galilea, desde el Cielo, sigue con su misión de intercesora a favor de los miembros de Cristo que todavía peregrinamos en este valle del lágrimas y nos encaminamos hacia la Casa del Pradre.

María está pendiente de nuestras necesidades, por eso, en algunos momentos de la historia ella personalmente nos ha visitado.

Vamos a recordar hoy la aparición que la Virgen hizo a Santiago Apóstol al principio de la obra de la Evangelización en España.

Nos dice la tradición que la noche del 2 de enero del año 40 estando el Apóstol a orillas del Río Ebro, en la ciudad de Zaragoza, desanimado, porque no conseguía que los habitantes de esta tierra aceptaran el Evangelio, se le apareció la Virgen María rodeada de una multitud de Angeles y varios de ellos, que portaban una preciosa columna de jaspe traslucido, se escuchaba una preciosa música celestial y los ángeles y arcángeles entonando el Ave María, gratia plena. La humilde Virgen María, tierna Madre de la Iglesia, que él dejara en Jerusalén, desde Efeso, ciudad donde vive con su hermano San Juan, se le presenta allí mismo, en carne mortal, don de bilocación, la Virgen todavía vivía en la tierra; y le habla de esta manera: “He aquí, hijo mío Santiago, el lugar de mi elección. Mira este pilar en que me asiento, enviado por mi Hijo y Maestro tuyo. En esta tierra edificarás una capilla. Y el altísimo obrará, por Mí, milagros admirables sobre todos los que me imploren, en sus necesidades, mi auxilio. Este pilar quedará aquí, hasta el fin de los tiempos, para que nunca le falten adoradores a Jesucristo”.

Y la cabalgata angélica toma reverente a su Reina, y por un camino de luceros, que será para siempre el Camino de Santiago, le devuelve a su retiro de Efeso. Así, tan sencillamente la Virgen visita nuestro suelo patrio.

Para nosotros es un gozo especial haber sido la primera nación del mundo que la Virgen ha visitado, a la que le ha dado una columna y le ha prometido que la fe de Jesucristo se conservará siempre en esta tierra hasta el fin de los tiempos".
(
Fragmento de la "Novena a la Virgen de la Poveda", día Primero, Parroquia de Santiago Apóstol, Villa del Prado, Madrid)

   

   

Colocación del cuerpo de Santiago en la barca para su traslación a Santiago de Compostela. Retablo de la Parroquia de Santa María la Real, Sasamón, Burgos, siglo XVI. Semanario Alfa y Omega

Santiago Apóstol predicó el Evangelio en España, y estando en España se le apareció la Virgen María junto al Pilar de Zaragoza. Luego Santiago regresó a Palestina, donde fue decapitado por orden de Herodes Agripa, en el año 41 de la era cristiana. Sus discípulos embarcaron su cuerpo y navegaron hasta Galicia, sepultándolo allí. Más tarde se construyó la catedral de Santiago de Compostela, donde se guarda su cuerpo, que se convirtió en lugar de culto y peregrinación para la cristiandad

   

   
Los discípulos de Santiago traen el cuerpo del apóstol a Galicia
   
"401. Los discípulos de Santiago aquella noche recogieron su santo cuerpo y ocultamente le llevaron al puerto de Jope, donde por disposición divina se embarcaron con él y le trajeron a Galicia en España. Y esta Señora divina les envió un ángel que los guiase y encaminase a donde era la voluntad de Dios que desembarcase. Y aunque ellos no vieron al santo angel, pero experimentaron el favor, porque los defendió en todo el viaje, y muchas veces milagrosamente. De manera que también debe España a María santísima el tesoro del cuerpo sagrado de Santiago, como en su vida le tuvo para enseñanza y principio de la santa fe que tan arraigada dejó en los corazones de los españoles. ..."

Libro “MISTICA CIUDAD DE DIOS”. Sor María de Jesús de Agreda (1602-1665). M.M. Concepcionistas de Agreda (Soria, España). Tercera parte, Libro VIII, Capítulo 2, Número 401.
Ver también
libro VII, capítulo 17, números 346-363, de la venida de María santísima de Jerusalén a Zaragoza en España, y su aparición en el año 40 a Santiago apóstol, a quien también se llama Jacobo, en Zaragoza, a orillas del río Ebro. Ver además libro VIII, capítulo 2, especialmente números 399-403, sobre el martirio del apóstol por orden de Herodes Agripa, como los discípulos de Santiago recogieron su santo cuerpo y ocultamente lo llevaron al puerto de Jope, donde por disposición divina se embarcaron con él y le trajeron a Galicia en España, etc.
Libro con Nihil Obstat e Imprimatur, leído por reyes y santos. Llama la atención la cantidad de veces que San Antonio María Claret cita este libro en sus escritos.

   

   
Relato extraordinario ocurrido durante la guerra, referido a una imagen de Santiago Apóstol
   
Los hechos que se citan tuvieron lugar en el siglo XX durante la guerra, en la Parroquia de Santiago Apóstol en Villa del Prado, que actualmente pertenece a la diócesis de Getafe, Madrid
   
Este es parte del relato escrito por una persona de Villa del Prado:

"Los milicianos metieron una camioneta dentro de la Iglesia. Entonces decidieron quitar la imagen del Apóstol tirando de ella. Solo las delgadas patas traseras del caballo la unían al pedestal. Un extremo de la soga fue atado al parachoques de la camioneta y el otro extremo fue atado a la imagen ecuestre del Apóstol.

Los milicianos pensaban divertirse viendo caer estrepitosamente la talla barroca del siglo XVIII. Entonces, la camioneta arrancó con todas sus fuerzas, el rugir del motor atronó el interior de la Iglesia, la soga se tensó y dió un fuerte tirón de la frágil talla de Santiago. Entonces la camioneta patinó y se paró. Volvieron a arrancar. La soga se tensó de nuevo y al tirar de Santiago, la camioneta no podía seguir más. La imagen permanecía firme en el retablo. Tras intentarlo varias veces, les fue imposible tirar de la imagen y lo dejaron. Entonces, molestos por no poder realizar aquello, dispararon con sus fusiles tres descargas que quedaron marcadas en el lomo del caballo de Santiago. (*)
(*) Circula otra versión en la cual se afirma que las balas no dejaron marcas, pero mucha gente del pueblo afirma que dejaron marcas

Cuando tiempo después se reanudaron las actividades en la iglesia, los que se subieron a reparar el retablo mayor comprobaron que la imagen no tenía por qué haber resistido los tirones, pues su sujeción era prácticamente despreciable en comparación con las quizá tres toneladas que podría pesar la camioneta. La sujeción del caballo además estaba holgada por el paso del tiempo, por lo cual se anunció que aquel hecho se salía de toda lógica y por ello se admitió por todos los pradeños como un milagro que desde entonces se ha recordado numerosas veces en la Misa del 25 de Julio."

De los hechos tuvo conocimiento en su día el Sr. Obispo de Madrid-Alcalá, iniciándose una investigación cuya documentación posiblemente se encuentre en el archivo del entonces obispado de Madrid-Alcalá.

   

Durante la guerra, unos soldados intentaron derrribar la imagen de Santiago Apóstol que está en lo alto del retablo del Altar mayor, sin conseguirlo
(Dibujo realizado por un vecino de Villa del Prado)

   

   
Imagen de Santiago Apóstol a caballo, en la Parroquia de Santiago Apóstol en Villa del Prado, Diócesis de Getafe (Madrid), a la que se refiere el relato.

La imagen está situada en lo alto del retablo del Altar mayor.

   

 

  Santo Angel de España               Santo Angel de Portugal
  Angel Custodio del Reino de Valencia (I)               Santo Angel Tutelar de la Villa de Ayora
  Angel Custodio del Reino de Valencia (II)               Angel Custodio de la Ciudad de Tortosa
  Angeles Custodios de Pueblos o Naciones               Angel Custodio de la Ciudad de Barcelona
  Santo Angel Custodio de México (I)               Otras fotografías Angel de España (I)
  Santo Angel Custodio de México (II)               Otras fotografías Angel de España (II)
  San Rafael Arcángel, Custodio de la Ciudad de Córdoba, España (I)               Otras fotografías Angel de España (III)
  San Rafael Arcángel, Custodio de la Ciudad de Córdoba (II)               Novena al Angel de España, por el Obispo Mons. Eijo Garay
  San Rafael Arcángel, Custodio de la Ciudad de Córdoba (III)               Angeles Custodios de Burgos y Toledo
  Angeles Custodios de Aragón, Zaragoza y Navarra               Angel Custodio de Mallorca
                       
                    Santiago Apóstol, Patrono de España
                    Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias
                    Monumentos a la Santísima Virgen (I)
                    Asilo de Santa Cristina (I)
                    Pequeño monumento al Sagrado Corazón
                    Maria Marta Chambon y la devoción a las Santas Llagas
                    Cruceros de piedra